Inicio
EficienciaEnergética
Rehabilitación
ITE
Seguridad y Salud
Asistencia proyectos
Dirección Ejecución
Postventa
Otros
Trabajos realizados
Contacto
Enlaces
Mapa del sitio

REHABILITACIÓN ENERGÉTICA

 

Las necesidades actuales pasan por una valoración exhaustiva del posible coste y ahorro que suponga cualquier acción que emprendamos. La opción más favorable es la de “no gastar” aunque, en ocasiones, es necesario realizar una inversión para conseguir este objetivo.

Nuestra vivienda debe ser un punto de partida en el ahorro de la economía familiar, realizando pequeños cambios en nuestros hábitos (luces encendidas, grifos abiertos, temperatura de climatización…) y/o introduciendo elementos que nos limiten el gasto de energía (bombillas de bajo consumo, reductores de caudal…).

Todos sabemos que “la energía ni se crea ni se destruye, se transforma”, pues bien, podemos hacer que se “transforme” en ahorro económico si conseguimos reducir su demanda. Existen múltiples caminos para conseguir este objetivo pero el más eficaz será el que logre llegar al origen de mayor demanda de energía en una vivienda. 

Según las últimas estadísticas del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía), el mayor consumo de energía en una vivienda se produce con la instalación de climatización (calefacción y aire acondicionado), llegando a ser la demanda solicitada de casi el 50% de la demanda total.

 

 

 

Por lo tanto, si conseguimos reducir el gasto ocasionado por la instalación de climatización y, además, aumentamos el confort de la vivienda estaremos ante una situación muy favorable para el bolsillo y la comodidad familiar.

 

Para reducir el consumo de energía de la instalación de calefacción y/o aire acondicionado existen dos posibles estrategias: mejora del rendimiento de la instalación (revisiones, cambio de maquinaria…) y/o mejora de la “envolvente” del edificio, es decir, sobre los cerramientos (fachadas, patios, cubiertas, ventanas…) mediante aislamiento.

La elección de la segunda opción conlleva ventajas intrínsecas:

Evita pérdidas de energía por los elementos que componen el cerramiento
Baja el consumo de energía (hasta un 50%) al limitar la demanda de la misma
Amortización a 5-7 años
Aumenta el confort interior de la vivienda
Mejora el aislamiento acústico
Elimina condensaciones
Posibilidad de ayudas de la administración pública
Añade valor al edificio
Cumplimiento del CTE
Certificación energética
Disminuye la emisión de gases contaminantes (CO2)

Realizando un estudio previo de la demanda energética y teniendo en cuenta las características particulares de cada edificio se puede obtener una solución óptima que cumpla los requisitos exigidos: confort, ahorro y estética. 
Amparo Belmonte López
amparo.belmonte@coaatmu.es